Este campo es parte de la serie de transformaciones Morar Carioca
Haga clic para conocer los detalles del proyecto
02/02/2011 | Social | Morar Carioca

Invasión de ciudadanía

Autor del libro sobre las diferencias entre favela y asfalto, el periodista Zuenir Ventura colabora con sus ideas para el Morar Carioca

Zuenir, que escribe crónicas urbanas sobre Rio, participó del panel en el Instituto de Arquitectos de Brasil (IAB)

Favelas urbanizadas, accesibilidad, conexión con el sistema público de transportes. Estos y otros beneficios del proyecto Morar Carioca (Habitar Carioca) van a ir, poco a poco, borrando de Rio el estigma de ciudad partida para convertirla en una ciudad integrada.

–Rio está viviendo un momento muy especial. Es fundamental que la sociedad, el poder público, los empresarios y todos los ciudadanos cariocas tengan conciencia de que es necesario avanzar y aprovechar este momento de optimismo y autoestima elevada para completar esa integración. Incluso porque seremos sede de las Olimpíadas y de la Copa del Mundo, y Rio tiene que estar socialmente preparado para ello, totalmente integrado –opina el periodista Zuenir Ventura, que popularizó la frase “ciudad partida” con su libro homónimo, en 1994. El cronista fue uno de los oradores del 3º Panel Morar Carioca, en el Instituto de Arquitectos de Brasil (IAB).

Diecisiete años después, Zuenir percibe que una nueva etapa está surgiendo en Rio. Forman parte de los cambios la infraestructura y las medidas sociales para activar las dimensiones deportiva y cultural del carioca en vísperas de los Juegos Olímpicos. El proyecto de la municipalidad prevé que, hasta el año 2020, se urbanicen todas las favelas en las que las obras sean posibles.

–Cuando nos referimos a una invasión de ciudadanía estamos pensando en que haya cloacas, agua potable, puestos médicos, es decir, todas esas conquistas que el asfalto ya ha logrado. Se trata de algo simple, no es nada milagroso, no se está pidiendo ningún proyecto monumental. Son cosas básicas y sencillas –comenta Zuenir.

Los cambios que hubo en la política de seguridad del Estado, cree el escritor, abrieron las puertas hacia una integración entre las favelas y los barrios de los alrededores:

–Las UPP (Unidades de Policía Pacificadora) representan un punto de partida, un comienzo, la apertura para los proyectos sociales. Nunca ha habido un proyecto tan consistente y coherente como este. Pero es solo un comienzo, no es el fin. Se necesita andar mucho en este camino, que es el correcto, para llegar a una ciudad totalmente integrada. Es necesario también tener en cuenta la dimensión social. La seguridad por sí sola no resuelve todos los problemas. Ahora, necesitamos una invasión de ciudadanía; y esa integración se va a realizar.

Noticia Anterior
Rio en la vanguardia de los Juegos Olímpicos
Noticia Siguiente
Ilha rodeada de entretenimiento y educación